Seleccionar página

En efecto, fuimos insignificantes para el grunge de los 90. Me atrevería a escribir que algunos de nosotros todavía ni entrábamos en los planes de nuestros horteras padres y que ni siquiera habíamos sido pensados cuando Nirvana presentó Nevermind. Pero esto va así: siempre retornan a nosotros las modas más extrañas. Las gargantillas, las bombers de estampados imposibles, las pelambreras de colores fosforitos, los maquillajes intensos…  Y aprovechando esta oleada grunge que nos brindó 2015 y un trabajo final que tenía que presentar para TIC, me decidí a vestir a mi hermana con cosas de aquí y allí  e intenté maquillarla lo más adecuada a las circunstancias que pude. Subimos a la azotea y acompañadas de un viento apocalíptico hicimos las mejores imágenes que el vendaval nos permitió.

En este caso, y como no podía ser de otra forma, fue Gwen Stefani en su época de pedrería facial y rubia platino en según que días la que me inspiró el look completo:

  • Labios oscuros (RETRO MATTE LIQUID LIPCOLOUR de MAC en el tono HIGH DRAMA).
  • Pestañas postizas muy sutiles (de aliexpress con pegamento DUO)
  • Sombras (Cocoa blend de ZOEVA)
  • Contour (Cocoa contour de Too Faced)
  • Blush en tonos cobrizos (Terracotta Blush-On de FLORMAR).
  • Eyeliner (Sephora)

Eso sí, me resistí a las cejas a lo Edith Piaf en mi convencimiento de que hay cosas que no deberíamos desterrar nunca. ¡NUNCA!

Quedé muy contenta con el resultado y, como no podía ser de otra forma, me he decido a compartir con vosotros/as el resto de imágenes de la sesión. Espero que disfrutéis tanto como yo haciéndola y que no os perdáis las próximas publicaciones.

¡Un beso fuerte y nos leemos la próxima semana!